Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ahmadineyad toma posesión del cargo mientras la Policía impide protestas de los opositores

Segundo mandato para AhmadineyadReuters
Casi dos meses después de celebrarse elecciones presidenciales en Irán, la oposición continúa protestando por el fraude denunciado en el escrutinio. Y lo han hecho hasta en el día en que el presidente electo de Irán, Mahmud Ahmadineyad, juró su cargo para un segundo mandato.
Mientras Ahmadineyad recitaba en el Parlamento, ante el presidente Alí Lariyani, "Yo, como presidente de la República islámica de Iran, juro ante el sagrado corán, la nación iraní y ante Dios que seré el guardián de la religión oficial, de la República islámica y de la Constitución", la Policía impedía las protestas de los opositores congregados en las inmediaciones del Parlamento islámico, rodeado por un fuerte dispositivo policial. De hecho, se han detenido a una decena de personas en el centro de Teherán.
La Policía iraní montó uno de los mayores despliegues policiales de los últimos tiempos en los alrededores del Parlamento iraní para disuadir a la oposición de las protestas y concentraciones durante el acto de investidura.
La plaza y calles adyacentes al Parlamento amanecieron rodeadas por un fuerte dispositivo policial ante la convocatoria de protestas de los opositores simpatizantes del líder iraní Mir Hosein Musavi, que continúan denunciando fraude de los comicios del pasado 12 de junio.
Contra Occidente
Tras jurar el cargo como presidente, Ahmadineyad ha asegurado que "nadie en Irán" está esperando la felicitación de los dirigentes occidentales por su investidura para un segundo mandato.
"Hemos oído que algunos dirigentes occidentales han decidido reconocer pero no felicitar al nuevo gobierno", afirmó durante el discurso posterior a la investidura.
Desea la paz y estabilidad
Ahmadineyad también ha manifestado durante su discurso que Irán desea la "paz y la seguridad" para "toda la humanidad", lo cual le obliga a oponerse a "la injusticia, a la agresión y a la arbitrariedad de ciertos países".
"Los enemigos han tratado de cuestionar la validez de las elecciones", denunció Ahmadineyad, quien recordó en su discurso a los dirigentes de Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Italia y Alemania, que han decidido no felicitar a Ahmadineyad por su reelección.