Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adiós a Zapata en medio de un fuerte despliegue policial

Indignación por la muerte de ZapataCNN+/Cuatro
Los restos del disidente cubano Orlando Zapata Tamayo han sido enterrados este jueves en el Cementerio Sur de la localidad de Banes, provincia de Holguín (este), en medio de una fuerte custodia policial, según su madre, Reina Tamayo, quien ha responsabilizado al Gobierno de Raúl Castro de lo que le pueda suceder por haber calificado a este hecho de "asesinato".
El cuerpo del disidente fallecido fue sacado de su casa a las 07.00 horas (13.00 hora peninsular española), momentos después de que "más de 100 personas presentes en la casa" hicieran una "cadena de oraciones" por el descanso eterno de Zapata Tamayo, muerto el pasado martes tras mantener una huelga de hambre de 85 días para protestar por el trato que reciben los presos políticos.
Querían adelantar el entierro
Los efectivos policiales, que querían "adelantar" el sepelio para antes de la hora prevista, ordenaron a la familia llevar el féretro de Zapata en un coche y les negaron llevarlo "caminando hasta el cementerio" como era su deseo, comentó Tamayo. Finalmente accedieron "pero no por miedo, sino porque había llovido mucho y el suelo estaba muy malo".
Las personas que siguieron el coche en el que era trasladado el cuerpo del opositor al régimen castrista gritaban consignas como "Orlando vive en nuestros corazones", "Libertad para Cuba y todos los presos políticos", "Libertad para todos" y "Abajo el régimen comunista", entre otras, ha comentado la madre de Zapata.
Un centenar de personas
A la caravana, que tuvo como destino el también conocido cementerio de La Güira, se sumaron más personas "hasta pasar fácilmente de las 100", mientras seguían custodiados por "más de 50 autoridades del Estado" sin que se provocaran hechos de violencia.
El entierro se llevó a cabo poco antes de las 08.00 horas (15.00 hora peninsular española) y se realizó de acuerdo a la voluntad de la familia, pese a la "presión" de los cuerpos de seguridad del Estado que habían ordenado adelantar el sepelio para que tuviese lugar ayer a las 15.00 horas (21.00 horas), "pero nosotros nos opusimos".