Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bajo investigación los campamentos militares para jóvenes conflictivos

Los defensores de los métodos duros venden estos campamentos como el mejor lugar para adolescentes conflictivos. Sin embargo, desde 1990, han muerto diez jóvenes en estos centros de disciplina militar.

Uno de estos campamentos en Pasadena, California está en el centro de las sospechas, después de que un vídeo colgado en la red mostrara los métodos abusivos a los que se somete a un menor.
La publicación del vídeo llevó a la detención de Kelvin, alias 'Sargento, Mac', instructor de uno de estos centros, donde supuestamente se le enseña disciplina a chicos descarriados.
En el vídeo se ve a Kelvin Mc Farland, junto a otros colegas, gritar, amenazar e insultar a un menor, oprimido por una rueda de coche que le impide cualquier movimiento con sus brazos.
Los adultos gritan mientras el niño llora aterrorizado. El ex marine está acusado de abuso, secuestro de menores, detención ilegal y extorsión, según publica un periódico local de 'Los Angeles'.
Otro vídeo muestra al niño, mientras es obligado a beber un líquido hasta vomitar. McFarland ha negado ser el instructor que grita en los vídeos, aunque reconoce su voz y asegura que la grabación ha sido manipulada.
El hombre, además, afirmó que sus métodos no tienen nada que ver con lo que se ve en la grabación. McFarland dice que su educación se basa en rutinas diarias, charlas de motivación y ejercicios físicos.
Un profesor de psicología de la Universidad de Los Angeles, calificó lo que se ve en los vídeos, como métodos lo suficientemente crueles "como para constituir abuso criminal".
McFarland actualmente se encuentra en libertad bajo fianza a la espera de que se celebre el juicio, que promete provocar polémica por la cantidad de padres, que defienden sus métodos.
De acuerdo a cifras publicadas por la prensa estadounidense, más de 1.600 adolescentes han sido víctimas de abusos en estos campamentos y 10 han muerto, desde 1990.