Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Absuelta la mujer acusada de matar a su marido en Tafalla

Crimen tafallacuatro.com
El magistrado que lleva el caso, ha dado a conocer su decisión tras escuchar el veredicto del jurado popular.
Los nueve miembros que constituían el jurado no han dado por probado ningún hecho delictivo. De las cuatro posibilidades que le propuso el magistrado: Homicidio, homicidio con dolo eventual, homicidio imprudente y accidente fortuito; ninguna de las cuatro ha sido probado, motivo por el cual la mujer ha sido absuelta.
El veredicto se dio ha conocer pasadas las dos y media, tras una primera deliberación que el magistrado había considerado incorrecta.
Los familiares de la acusada han estallado de alegría cuando han oído en veredicto, por su parte el Ministerio Fiscal pedía once años de prisión para la mujer por un delito de homicidio, al clavarle un cuchillo a su marido.

El jurado ha decidido

En manos del jurado se encontraba la decisión de probar o no lo que se planteaba sobre ella. Sobre un posible delito de homicidio, el jurado ha considerado que "no existen pruebas suficientes que demuestren que la acusada dirigiese voluntariamente el cuchillo hacia su marido".
Tampoco ve probado el jurado que "durante el forcejeo se clavara el cuchillo en el pecho de José Antonio y que la acusada creyera que no sucedería".
Tampoco ha considerado probado que "para doblegarla, el señor Gil la pegó una fortísima patada o rodillazo en la rodilla izquierda, se abalanzó nuevamente hacia María Pilar, y en el fuerte forcejeo el cuchillo acabó clavándose accidentalmente en el pecho de José Antonio Gil".
Finalmente en su veredicto, el jurado ha señalado que la "acusada no temió por su vida porque en los últimos años las agresiones físicas graves del marido hacia la acusada habían cesado y porque cree que la situación en el momento y lugar de los hechos no fue suficiente para que la acusada temiese por su vida" por lo que tampoco creen en el asesinato.