Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un Aberri Eguna distinto

Iñigo UrkulluCNN+/Cuatro
El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, ha instado este domingo a los nacionalistas democráticos a "integrar una misma apuesta de país" y ha afirmado que la "atomización sin precedentes" que vive actualmente el nacionalismo vasco "ha abierto el camino para el éxito de la estrategia PSE-PP".
Urkullu ha protagonizado este mediodía en Bilbao el acto político organizado por el PNV para celebrar el Aberri Eguna (Día de la Patria Vasca), bajo el lema "Construyendo Euskadi, Euskadi Eraikitzen", el primero que conmemora el PNV estando en la oposición en el País Vasco, y al que han asistido destacados integrantes de esta formación, entre ellos el ex lehendakari Juan José Ibarretxe.
En su discurso, Urkullu ha arremetido contra el lehendakari socialista, Patxi López, y contra el pacto de estabilidad entre PSE y PP, y ha acusado a socialistas y populares de "traer paro, deuda y parálisis" al País Vasco.
"Su único proyecto -ha dicho- pasa por paralizar Euskadi; a esto le llaman 'normalizar', a su estrategia de empobrecimiento del pueblo vasco, un pueblo que siente que no tiene un lehendakari que defiende sus intereses".
Según Urkullu, el acuerdo alcanzado hace un año por el PSE y el PP, que ha denominado "pacto de los contrarios", busca "imponer la España de Estado-nación único y uniforme, pero el problema que tienen -según ha resaltado- es que Euskadi sigue siendo Euskadi y la sociedad vasca sigue siendo diferente".
En su opinión, "en este momento histórico", el pueblo vasco reclama a los nacionalistas vascos y demócratas que tengan "la capacidad de integrar una misma apuesta de país" porque la "atomización sin precedentes" que vive en la actualidad este sector ideológico "ha abierto el camino para el éxito de la estrategia PSE-PP".
"Todos aquellos que crean que Euskadi es una nación -ha subrayado- y que estén convencidos de que el presente y el futuro nos corresponde escribirlo a los vascos y solo a los vascos encontrarán al Partido Nacionalista Vasco en su camino".
El PNV, según ha asegurado, "'no se arrugará" ante los Zapatero y Rajoy, o sus delegados López y Basagoiti. Euskadi nos necesita y nos reclama porque hay que darle la vuelta a la situación política que vivimos desde hace un año. Esta es ahora nuestra tarea", según ha afirmado.
En su intervención, Urkullu también se ha referido a la "persistencia del terrorismo de ETA" y ha hecho un llamamiento a "no dejarse engañar o embaucar; la última noticia de ETA es, una vez más, la muerte, el asesinato de un gendarme francés".
"Esto es lo que sabemos de ETA y esto es lo que hace que no queramos saber nada de ETA. Cualquier proceso de construcción nacional -ha añadido- pasa por su solidez democrática, este es el único camino para la libertad de Euskadi".
El Aberri Eguna ha sufrido "el mayor fracaso de su historia"
El secretario general del PSE de Álava, Txarli Prieto, ha asegurado que el Aberri Eguna ha sufrido este domingo "el mayor fracaso de su historia" y su conmemoración ha resultado "más una defunción que una celebración".
Prieto se ha mostrado convencido de que al presidente del PNV, Iñigo Urkullu, "le ha tocado el papelón" de celebrar un nuevo Aberri Eguna "en un momento en el que la división de los nacionalistas es extraordinaria" y "en un momento en el que ya no pueden fundir y confundir al partido con la Lehendakaritza".
"La verdad es que le surge una situación muy complicada de manejar, en la que, tal vez esté el fundamento de que este domingo se haya dedicado más a poner las miradas y las críticas en otros lugares y a hablar más de otros que de ellos mismos", ha apuntado.
A su juicio, la celebración del Aberri Eguna de 2010 será recordada porque "en este año se certificó que era obsoleta y por haber sufrido el mayor fracaso de su historia" con cuatro convocatorias "en lugares diferentes".
Defunción
Además, ha interpretado que "treinta años después de alimentar, en los Aberri Eguna, una cita de confrontación con el Estado" el PNV "se ha dado cuenta de que no era vitalicio, al no poder presentarse con el lehendakari a la cabeza el Día de la Patria Vasca".