Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Noticias Cuatro 20h

Esta tarde ha sido retirado del andén el tren de cercanías que esta mañana se estrelló en la estación de Francia, de Barcelona. Medio centenar de heridos, tres de ellos grave, y, sobre todo, un gran susto. Según todos los indicios, el convoy se aproximó correctamente al tope, pero por algún motivo no frenó a tiempo e impactó contra él, haciendo que decenas de pasajeros cayeran al suelo; esta mañana se ha celebrado el entierro de la pequeña Lucía en Alhaurín de la Torre. La niña, de tres años, murió de un golpe en la cabeza en la vecina localidad de Pizarra, después de pasar toda la noche perdida. La autopsia y los investigadores aseguran que fue un tren el que la golpeó, pero el pueblo entero se pregunta cómo es posible que caminara sola varios kilómetros y que no oyera los gritos desesperados de sus padres y de las decenas de personas que la buscaban; y estamos acostumbrados a ver imágenes de tormentas formidables sobre pueblos y ciudades, pero como la que se abatió ayer sobre el centro de Estambul, pocas. Un auténtico bombardeo de granizos sobre una de las urbes más bellas del mundo, que en apenas unos minutos se convirtió en un infierno. Milagrosamente, no ha habido víctimas, pero siete mil personas han sido movilizadas para devolver la normalidad de la ciudad.