Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El objetivo de Sheila: destronar a Cristina

La cocinera amateur es "puro nervio" y así lo ha demostrado en los fogones, con mucha soltura ha seguido las instrucciones de su madre. "Me pone muy nerviosa porque ella va a su ritmo y yo al mío", ha explicado Sheila. Primero, ha comenzado a preparar el arroz, después las albóndigas y la salsa de almendras. Pero de nuevo los nervios se han apoderado de la cocinera.