Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sin palabras: Felipe consigue que el caldo de pescado acabe fuera de la cazuela

Paquita quiere otros 1.000 euros para poder pagarle la matrícula a su hijo, y Felipe lo va a intentar, "tengo que ser un buen abogado y ganar dinero y defender sobre todo a los más pobres", ha asegurado. Y se ha puesto manos a la obra, primero pelando con mucha soltura las patatas para después rebozarlas y freírlas. Después le ha llegado el turno al sofrito de cebolla y pimientos, y más tarde ha añadido el majado de ajo y perejil. Felipe también ha tenido que cortar las judías y quitarles las hebras.