Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sicario pega en las manos de una de sus víctimas una granada

El rastro de un depósito bancario lleva a los agentes hasta la última víctima del sicario. En este caso se trata del dueño de un taller que le encargó asesinar a su mujer. Alertado con un mensaje en el móvil, el asesino escapa, pero antes pega con acrílico una granada en las manos de su víctima.