Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Penélope: “¡Dios mío, ha estado en mi casa!”

El asesino se cuela en el sistema informático de la Unidad de Análisis de Conducta, pero para hacerlo ha tenido que entrar antes en casa de la especialista informática.