Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salva: "He vuelto a ver a aquella Manoli de la que yo me enamoré"

La primera entrega de 'Mejor llama a Pilar' aborda la historia de Manoli y Salva, dos jóvenes cuya pasión se torció en el momento en el que llegó un embarazo imprevisto. En ese momento Salva dejó a Manoli por su ex y, a pesar de volver a vivir juntos, ella no ha podido olvidar esta traición y se lo echa en cara en cada discusión.

Manoli y Salva se quedaron embarazados cuando ella tenía 24 años y él 20. Durante el embarazo y después de firmar el contrato de alquiler, Salva se fue con su ex. Después se arrepintió y volvió junto a Manoli, pero a día de hoy, ella es incapaz de olvidar su traición. Tras tres años de relación y un hijo en común, los dos están a punto de separarse definitivamente. "Él siempre prefería a ella antes que a mí, yo era como el segundo plato, pero realmente siempre volvía con ella", explica Manoli mientras llora.
Salva no soporta vivir en la casa de los abuelos de Manoli
Al hijo que tienen en común, se suma un hijo que Manoli tuvo en una relación anterior. Durante un tiempo vivieron los cuatro en Sevilla, pero las cuentas no salían. Salva trabaja como comercial y Manoli no tiene empleo estable, así que se instalaron en la casa familiar de Manoli. Allí, todos opinan de la educación de los niños y para Salva resulta insoportable.
Manoli: "Él no paga nada y lo que gana es solo para su ocio"
A la infidelidad y los problemas económicos se une el fuerte carácter de Manoli y la actitud pasiva de Salva. El simple hecho de tender la ropa juntos termina provocando una fuerte discusión en la que Manoli termina sacando la traición de Salva y recriminando su actitud con sus compañeras de trabajo.
Abuela de Manoli: “Si no lo arreglan me da exactamente igual”
"Ella vale mucho y no necesita hombre tampoco", dice la abuela de Manoli, cansada de ver en su casa las discusiones entre Salva y su nieta. Mientras, los amigos de Salva tampoco aprueban la relación. "No me gusta Manoli, veo que domina a Salva como quiere y eso le repercute tanto en su vida en el trabajo como con los amigos", dice uno de sus mejores amigos.
Los recelos de Manoli y la actitud irresponsable de Salva hacen que la situación sea insostenible en la pareja. La última salida nocturna de Salva con sus amigos ha sido el detonante para que Manoli llame a Pilar desesperada. Se inicia la cuenta atrás para salvar a esta pareja. Para poder trabajar con ellos, Pilar necesita que ellos le cuenten cómo ven su relación. Así podrá establecer sus principales problemas y empezar a trabajar en solucionarlos. Llevan demasiado tiempo lanzándose reproches y deben recordar que su sueño es formar un hogar con su hijo.
¿Qué pasaría si Salva y Manoli cambiaran sus papeles?
Manoli suele dar la orden y Salva obedece y ambos se quejan que ninguno de  los dos hace la tarea bien. Ante este problema, Pilar les propone un ejercicio. En esta ocasión, deberán invertir sus papeles para montar una tienda de campaña, su hogar simbólicamente, pero ellos se muestran incapaces de colaborar sin discutir. Con esta actitud es imposible que funcionen como un equipo.
Una guerra de globos cargada de rencor
Pilar propone una dinámica para que entiendan el daño que provocan sus acciones en el otro. Con el objetivo de avanzar en su relación, ambos deberán ser claros y dejar todo el rencor que tienen atrás. Para ello se lanzan globos recriminando el comportamiento que no les gusta del otro. Ante los constantes reproches, Salva se bloquea y es incapaz de entender el dolor de Manoli y, una vez más, acaba huyendo.
Salva y Manoli perdonan sus celos y traiciones y crean un nuevo hogar
Manoli y Salva han avanzado mucho en su relación y personalmente. Salva ha conseguido reconciliarse con la madre y la abuela de Manoli, pero si ambos no son capaces de mantenerse firmes en el futuro, no habrán logrado nada. Además, queda una cuestión en el aire, ¿en qué lugar van a vivir? Mientras Pilar les enseña imágenes de sus continuas discusiones, ambos se avergüenzan y Salva termina llorando emocionado al recordar el nacimiento de su hijo, abriendo sus sentimientos a Manoli. A pesar del miedo que supone dar el salto, la pareja decide darse una nueva oportunidad y crear un nuevo hogar.