Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salva no soporta vivir en la casa de los abuelos de Manoli

Al hijo que tienen en común, se suma un hijo que Manoli tuvo en una relación anterior. Durante un tiempo vivieron los cuatro en Sevilla, pero las cuentas no salían. Salva trabaja como comercial y Manoli no tiene empleo estable, así que se instalaron en la casa familiar de Manoli. Allí, todos opinan de la educación de los niños y para Salva resulta insoportable.