Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pilar, a Jonatan: “Antes eras un bailaor y ahora te has convertido en un dragón”

Jonatan no piensa en la diversión. Sentirse fuera de lugar puede servir para cambiar de actitud. Mientras Marcos disfruta con sus amigos en una piscina, Pilar le pide a Jonatan que termine el trabajo del día. “Siento frustración y rabia conmigo mismo por ser como soy, de trabajador y exigente”, dice.

Necesita recordar que se siente al disfrutar plenamente, un paso necesario para conectar de nuevo con Marcos. De pequeño bailaba flamenco y era su gran ilusión. Lo dejó para ayudar a su familia y se emociona al recordar lo que sentía cuando bailaba. “Ese dolor no compensa. Antes eras un bailaor de flamenco y ahora te has convertido en un dragón”, le dice Pilar, que lleva a Jonatan a una clase en una escuela.