Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llega el momento de cambiar de casas

“Veo que es una casa de supergitanos y, sobre todo, una casa de superreligiosos”, dice horrorizado Gonzalo. “Aunque sean gays, por lo menos han bautizado al niño y ha hecho la comunión, no está mal”, comenta Gema algo escandalizada.