Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una mujer que se cree pija y otra que está orgullosa de ser de pueblo se cambian de familia

Merche y su familiacuatro.com
Desde el primer momento, Merche intuye que no va a encajar en su nueva familia. Y no se equivoca, pues sus formas y su modo de vida, no pueden ser más opuestos. Tachada de pija por los hijos de Mari Cruz, tendrá que soportar su pasotismo, su indiferencia, sus burlas y sus exigencias. Cansada de sentirse de menos, plantea unas normas en las que las tareas se van a repartir, pero para conseguir que se cumplan, harán falta sangre, sudor y lágrimas. Merche nunca imaginó que podría sufrir tanto.
Mari Cruz empieza el intercambio con toda su energía e ilusión, pero en la nueva casa, desde el primer momento siente que la menosprecian por su forma de hablar y sus modales de barrio. Claro que Mari Cruz no está dispuesta a achicarse. A ella le puede faltar cultura, pero tiene la lengua muy larga y muy afilada, y durante los días de convivencia no va a dejar títere con cabeza. La familia de Merche, no imagina a quien se enfrenta.