Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sonido de una época

Desde el primer plano del capítulo piloto en el que vemos a Don Draper fumando sus Luckys mientras oímos la elegante voz de Don Cherry cantando el "Band of gold", nos queda claro que la canciones no sólo acompañan a la acción sino que además definen a los personajes y sus estados de ánimo.
A lo largo de los capítulos de "Mad Men" podremos escuchar y disfrutar de una cuidada selección de canciones pertenecientes a muy variados estilos que abarcan 20 años en la historia de los Estados Unidos: Las dulzonas melodías de grupos como The Andrew Sisters o The McGuire Sisters, tríos de chicas cantantes de swing que con sus ingenuas voces animaban a las tropas americanas durante la Segunda Guerra Mundial (el protagonista es un veterano de guerra condecorado), contrastan con los vanguardistas acordes del jazz más elegante y cool representado por figuras de la talla de Miles Davis y Ella Fitzgerald.
Las exóticas y evocadoras canciones de la brasileña Astrud Gilberto y de la soprano peruana Yma Sumac, encuentran su ajustado contrapunto en las grandes orquestas que acompañaban a crooners como Bobby Vinton, en las maravillosamente empastadas voces de los grupos vocales de doo-wop que tuvieron su esplendor a finales del los cincuenta como los Aquatones y en los nuevos ritmos emergentes como el twist, cantado (y bailado) por el mítico e incombustible Chubby Checker.
El sonido de una época que tuvo su punto de inflexión con la aparición de un trovador moderno que se convirtió en cronista informal de los conflictos estadounidenses y adalid de los movimientos civiles de toda una generación: Bob Dylan.