Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo sobrevivir en el desierto de Baja California

Cómo sobrevivir en el desierto de Baja CaliforniaCUATRO
En la Península de Baja California, en el norte de México, se pueden llegar a alcanzar los 50 grados centígrados. Es un entorno hostil, con terreno montañoso, y también desértico, así que vas a necesitar los consejos de Bear Grylls para poder salir de aquí con vida.
Si te ves abandonado en un territorio tan árido como este lo primero que tienes que hacer es ponerte a resguardo de los elementos. En el desierto te cueces durante el día y te congelas por la noche, así que te tienes que proteger del sol y del frío. Recuerda las cuatro letras de Bear P-R-A-C. Es decir, protección, rescate, agua y comida. Tienes que priorizar tus necesidades.
Los golpes de calor y la deshidratación son los mayores riesgos que tendrás que afrontar en el desierto. Como el aire es tan seco y caliente, estas condiciones hacen que tu temperatura suba muchos grados en poco tiempo. Tienes que encontrar una sombre y agua rápidamente, si no morirás.
La parte más importante de tu cuerpo que debes mantener a cubierto es tu cabeza. Ahí está el termostato de tu cuerpo. Para mantenerla fresca, improvisa cualquier sombrero, por ejemplo corta una camiseta, orina en ella y hazte un turbante. Aunque te parezca repugnante, esto hará que la temperatura de tu cuerpo descienda unos grados.
Si te encuentras con una cueva, no dudes en meterte en ella para protegerte del sol. Eso sí, antes siempre tira unas piedras a su interior para que asustes a los animales que pudiera haber dentro de ella.
Si te has quitado las zapatillas para pasar la noche descalzo, recuerda que antes de ponértelas de nuevo, tienes que agitarlas para que salgan los posibles insectos que se hayan metido en ellas.
Si has sido tan valiente como para dar muerte a una serpiente, recuerda que antes de comértela tienes que quitarle la cabeza (con mucho cuidado puesto que sigue siendo venenosa después de muerta), destriparla, desollarla y por fin cocinarla. Las serpientes tienen parásitos que sólo morirán por los efectos del calor.
Estás desesperado, tanto que estás dispuesto a beberte tu propia orina. ¿Pero esto es seguro? Sólo en casos extremos puedes hacerlo. No es muy recomendable.