Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo sobrevivir en Texas

El ataque al corazón y la deshidratación son los grandes peligros que te pueden acechar en el desierto. Como el aire es tan seco y caliente, estás expuesto a que te pasen estas cosas. Tienes que ponerte rápidamente a cubierto, e hidratarte. Si no, morirás.
El lugar donde encontrarás más fácilmente agua en el desierto es en la base del cañón, donde también encontrarás sombra y vegetación.
Siempre tienes que mantener la cabeza fresca. Es el termostato principal de tu cuerpo. Para refrescarla, lo mejor es improvisar un gorro. Si tienes una camiseta rómpela, haz pis encima del tejido, y hazte un turbante con ella. Esto mantendrá el sol a raya.
Si piensas que la sed puede ser un indicador de las necesidades de agua de tu cuerpo estás equivocado. Puedes haberte deshidratado mucho antes de que te entre sed. Debes beber agua durante todo el día. La comida, también es muy importante para tu supervivencia puesto que repone los electrolitos que tu cuerpo pierde por la sudoración.
Si tienes la mala suerte de encontrarte con un puma, deberías hacer mucho ruido, mover tus brazos, tirar piedras o palos hacia el animal e intentar aparentar ser lo más grande possible. Incluso puedes ponerte a llorar como un bebé, eso sí haz tanto ruido como puedas.
En Texas se encuentran cuatro especies de serpientes de cascabel. A todas las serpientes les espantan las vibraciones. Así que si das fuertes pisadas, o golpeas con fuerza el suelo con tu cantimplora, podrás mantener las serpientes alejadas. Cuidado con dónde pones las manos y los pies para evitar ser mordido.