Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo sobrevivir en el Sáhara

El desierto del Sáhara es uno de los lugares más calurosos y mortales del planeta donde todos los años mueren cientos de personas deshidratadas al intentar cruzarlo. Está situado al norte de África y abarca un cuarto del continente africano, se extiende por once países. Si te pierdes en este lugar tan inhóspito, morirás deshidratado o por una insolación y ambas se dan en cuestión de horas.
Si te pierdes en este lugar, lo primero que tienes que hacer es cubrirte la cabeza para evitar una insolación. Recuerda que este es el desierto más caluroso del mundo, en verano se pueden alcanzar los ¡54 grados!
Si comes poco y a menudo te encontrarás bien, pero si comes mucho, la digestión absorberá todo el agua que haya en tu organismo y serás más vulnerable a la deshidratación que puede aparecer en cuestión de horas y es mortal.
Si tienes la suerte de encontrarte con una palmera datilera, aprovecha para comer algún dátil y después protégete del sol en la sombra excavando un poco en la arena. Descansa ahí hasta que el sol comience a ponerse y te de un respiro.
Si notas que te empieza a doler la cabeza, que dejas de sudar y que te mareas, ¡estás sufriendo las consecuencias de una insolación! En un lugar como este puedes llegar a perder hasta un litro de agua por hora. Así que es muy importante que repongas líquidos cuanto antes.
Si tienes la tentación de quitarte la ropa para mitigar los efectos del calor, piénsatelo dos veces. La ropa es un filtro protector para los efectos del calor y del viento que puede secar tu piel.
Si tienes un pájaro sobrevolándote, ¡buenas noticias! Los pájaros siempre están cerca de donde haya agua. Así que ponte a buscar que seguro que cerca hay alguna fuente del preciado elemento.
Si vas a caminar por la noche para evitar los efectos del calor devastador, tienes que tener mucho cuidado con las serpientes venenosas. A ellas también les gusta salir a esta hora. Así que para evitarlas, pisa fuerte puesto que provocarás vibraciones en el suelo y de esa manera las ahuyentarás.