Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo sobrevivir en la Sabana Africana

Cómo sobrevivir en la Sabana AfricanaCUATRO
Pensabas que tu safari a Kenia iba a ser el viaje de tu vida, pero las cosas tornaron mal y ahora estás perdido en uno de los sitios más peligrosos de la tierra ¡y eres el ultimo eslabón de la cadena alimenticia! A veces, las cosas no salen como uno tenía planeado, así que ahí van unos consejos para que salgas de la Sabana Africana con vida.
Kenia es el hogar de 3000 especies de animales salvajes, todos corren libres y entre ellos están algunos de los mayores depredadores como los leones, los elefantes, o los rinocerontes. Todos animales muy peligrosos si se ven sorprendidos. Millones de turistas van cada año a la sabana africana y alrededor de setenta mueren a causa de ataques de los depredadores salvajes.
Si te ves obligado a tener un aterrizaje forzoso porque tu globo aerostático ha sufrido un accidente, lo primero que tienes que hacer cuando tomas tierra es orientarte. La mejor manera de hacerlo es subiéndote a una colina y identificar un punto de referencia fijo como una montaña, e intentar dilucidar cómo llegar a ese lugar.
Si te encuentras con una manada de elefantes y uno de ellos comienza a mover la cabeza, a pegar las orejas hacia su cuerpo y a enroscar su trompa, ¡estás en peligro! Los elefantes pueden ser unos animales muy agresivos, así que aléjate en zigzag para confundirle, nunca lo hagas en línea recta porque podría alcanzarte.
Si quieres tomarte un descanso puedes hacerlo en una cueva, primero asegúrate de que no hay animales dentro lanzando piedras al interior. Una vez que estés dentro, hazte una barricada con ramas de acacias que tienen espinas en la entrada porque otros animales querrán hacer lo mismo que tú, ¡echarse una siesta para aliviar las horas de calor!
Si encuentras algún río, haz lo contrario de lo que suele recomendarte el último superviviente normalmente y ve río arriba. Recuerda que estás en África y si sigues la corriente natural del río puede que acabe desapareciendo, o secándose. Así que ve en el sentido contrario a la corriente, porque seguro que al final encuentras signos de civilización.