Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo sobrevivir en Panamá

En Panamá, Centroamérica, se encuentra una de las selvas más peligrosas del mundo. El Camino Real el trayecto que los españoles utilizaban para llevar oro hasta el Caribe, está lleno de múltiples peligros como cuevas con murciélagos-vampiro y empinadas cascadas. Los Manglares, es una extensa superficie de agua cubierta de raíces de árboles por donde es casi imposible pasar, donde habitan los temibles cocodrilos de aguas saladas. Y en la jungla, tendrás que aplicar las nociones de la la tribu de los Emberá para aprender a cazar y para pasar desapercibido por si llegase el caso de un secuestro, algo muy habitual en la frontera de este país con Colombia.
Si tienes la desgracia de perderte en la multitud de senderos que surcan por el Camino Real lo primero que tienes que hacer es pararte, pensar en tu situación, mantener la calma y, observar la zona que te rodea y pensar en un plan. Es muy importante que no te de un ataque de pánico.
En la jungla tendrás que sortear las picaduras venenosas de serpientes, el ataque constante de mosquitos, escorpiones y termitas, y el aplastante calor húmedo. ¿A que te arrepientes de haberte metido aquí?
Si comienzas a notar los síntomas de una diarrea, puedes acudir a las plantas que te rodean por doquier. Pero cuidado, porque muchas pueden ser venenosas. Tu gran aliada es 'Hombre Grande', una planta medicinal que es utilizada por las tribus para curar el malestar producido por la malaria y la diarrea. Mordisquear sus hojas, hará que suba tu ácido láctico y puedas moverte más rápido.
Si la noche te acecha, lo mejor será que te hagas un lugar para dormir. Lo más importante es que esté en alto para que estés a salvo de víboras, escorpiones y molestas hormigas. Una hamaca hecha con lianas será tu mejor opción.
Si tienes la mala suerte de meterte en un nido de víboras plagado de murciélagos vampiros, ¡sal de ahí cuanto antes! Estos animalitos no sólo te chuparán la sangre a mordiscos, sino que te transmitirán la rabia.
Si te ves abandonado a tu suerte en un manglar, tenemos malas noticias para ti. El agua estancada probablemente esté llena de bacterias y parásitos, ni se te ocurra beberla. Y cuidadito con los cocodrilos de agua salada, le encanta descansar en los lodos de este lugar maldito.