Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo sobrevivir en Namibia

África esconde muchos peligros, uno de ellos es la costa de los esqueletos en Namibia donde muchos barcos han encallado y sus pasajeros han perdido la vida por culpa de sus fuertes corrientes y la densa niebla. No en vano es conocida como la puerta del infierno. El interior de este país árido no es mucho mejor, vivir aquí es una lucha constante por la supervivencia. Los termómetros pueden llegar a los cincuenta grados centígrados.
Si te ves abandonado a tu suerte en las orillas del mar en la costa de los esqueletos, recuerda que las corrientes son muy potentes y el mar tiene mucha resaca, así que intenta nadar en paralelo a la orilla y cuando notes que la fuerza de la corriente flojea un poco nada en diagonal a la orilla. Nadando en ángulo lograrás evitar la fuerza de las olas y la resaca.
Tienes hambre y nada que comer, pero de repente pasa un escorpión a tus pies. ¿Te lo quieres comer? Pues recuerda que tienes que quitarle la cola donde está depositado el peligroso veneno.
Otro alimento que puedes echarte a la boca son los mejillones que encontrarás en la costa de los esqueletos. Siempre tienes que cocinarlos antes de comerlos, porque crudos tienen muchas bacterias peligrosas. Bastará con ponerlos encima de unas brasas y esperar a que se abran.
La sed será otra de tus pesadillas, nunca bebas agua del mar aunque te parezca tentador. Sigue las huellas de los animales que veas en el suelo, todos dirigen sus pasos hacia fuentes de agua.
Recuerda que siempre es mejor comer varias veces al día, que darse una panzada. La digestión quema muchas calorías y líquidos. Justo lo último que quieres en estos momentos.