Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo sobrevivir en Kimberley, Australia

La región de Kimberley, en el norte de Australia, es un lugar salvaje con un clima extremo donde se pueden alcanzar fácilmente los 55 grados de temperatura y los 65 de sensación térmica. Las estadísticas dicen que un turista perdido en Kimberley tiene tan sólo un 75% de posibilidades de sobrevivir. Descubre con los consejos de Bear Grylls cómo salir con vida de este lugar tan inhóspito.
Si no tienes un gorro para cubrirte la cabeza, puedes sufrir una insolación. Así que deshazte de tu ropa interior y fabrícate con ella un sombrero que te mantenga a cubierto.
Si no tienes agua en tu cantimplora y no encuentras ningún manantial, tienes que reponer líquidos rápidamente porque en tres horas podrías fallecer por la mezcla de calor asfixiante y humedad. Aunque te parezca asqueroso, puedes beberte tu propia orina. Así que ya sabes...
Si te ves sorprendido por una tormenta eléctrica, debes ponerte a seguro en una altura. Recuerda que en pocos minutos puede producirse una riada, debido a la lluvia torrencial, que acabaría con tu vida.
Si tienes hambre y te topas con una serpiente pitón oliva, te la puedes comer una vez que la hayas matado con seguridad. Todas las serpientes son comestibles, pero tienes que retirarles la tripa y la cabeza, donde guardan el veneno. Hay que cocinarlas bien para matar los gusanos que podría haber en su interior. Según Bear Grylls, ¡saben a pollo!
Si te acercas a la costa y comienzas a ver los peligrosos cocodrilos de agua salada, ¡aléjate lo antes posible! Estos ejemplares comen personas y son muy rápidos en sus desplazamientos, puesto que corren a 16 kilómetros por hora. Suelen descansar en las charcas poco profundas para tomar el sol y en época de cría son más agresivos.