Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

No saber perdir perdón (otra oportunidad)

Izzie continúa con el tratamiento para combatir el cáncer, y además sigue avanzando con los preparativos de la boda de Derek y Meredith. Pero con lo que no contaba Izzie es con la visita inesperada de su madre, que revolucionará a su hija y sorprenderá a todos sus compañeros.
Además otro familiar visitará el hospital, Thatcher, el padre de Meredith y Lexie. Que regresa tras llevar casi un mes rehabilitado sin tomar una gota de alcohol. Con ayuda del jefe, Meredith y Lexie se sentarán de nuevo con su padre que regresa con el propósito de retomar de nuevo la relación con sus hijas. Esta situación provocará que Meredith y Webber tengan por primera vez una conversación sincera sobre el pasado de ambos y la relación que el jefe mantuvo con su madre.
Pero el trabajo en el hospital será además frenético, ya que llegan al hospital dos ambulancias con varios heridos, uno de ellos en estado crítico a causa de varios disparos. Los pacientes serán atendidos por Owen, George y Cristina, que tendrán que hacer frente a una complicada situación, cuando descubren que los disparos los hizo la hija del hombre herido. La policía y los servicios sociales tendrán que intervenir.
Por otra parte, Mark intentará animar a Callie que no pasa por su mejor momento tras el rechazo de su familia por su relación con Arizona. Y el doctor Hunt aun no se siente capaz de volver a hablar con Cristina.