Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El proyecto de ANIDAN en la isla de Lamu, Kenia

Los destinatarios de tu ayuda - Hugo con Anidan en Lamucuatro.com
Colabora con Anidan en la CC de Caja Madrid: Asociación Anidan CCC 2038 1701 95 600183309
La isla de Lamu
El lugar donde trabaja ANIDAN es una isla situada al norte de la costa de Kenia en la que viven más de veinte mil personas.
Hablar de Lamu es hablar de África, un mundo olvidado que experimenta un deterioro constante en sus condiciones de vida por causa del sida, la pobreza, la escasez de agua potable, los conflictos étnicos y las guerras que lo asolan.Azotada por una sequía que dura años, la Isla padece la hambruna que en el Cuerno de África sufren millones de personas.
Cómo ayuda ANIDAN y dónde llegará tu ayuda mediante Hugo
En 2002, Rafael Selas Colorado , español de 30 años, se marchó a Lamu con la idea de alquilar una casa y recoger en ella a algunos de los niños que, en una visita anterior, había visto rebuscando en las basuras o mendigando con evidentes signos de desnutrición y abandono. ANIDAN es una ONG promovida por Rafael, su familia y algunos amigos para atender las necesidades de la infancia en Kenia. En la isla de Lamu, al norte de la costa, tiene una Casa de Acogida en la que alberga a cien niños y da de comer, viste y cuida y educa a más de doscientos.
Rafael dedica íntegramente su tiempo a la atención a los niños y al desarrollo del Proyecto. Vive en Lamu, donde dirige la Casa de acogida, impulsa y coordina los distintos programas de ayuda humanitaria y mantiene el Hospital Pediátrico Pablo Horstmann. Viaja cada cierto tiempo a España para impulsar la ONG y buscar nuevos socios y ayudas.
En África, todos los colaboradores, excepto los médicos españoles que se turnan en el Hospital y el propio Rafael, son kenianos. En su mayoría se trata de jóvenes que, gracias a nosotros, obtienen un empleo digno.
Todas las actividades las lleva a cabo el equipo de trabajo nativo. Reciben la formación necesaria y se benefician de la transferencia de conocimientos que obtienen de su colaboración con los profesionales llegados desde España. Con la instrucción de este personal, que se quedará a trabajar allí, contribuimos al desarrollo de la región y reducimos la dependencia del exterior.
En España, un grupo de voluntarios se encarga del asesoramiento, administración, difusión, promoción y recaudación de fondos. Todos ellos son profesionales que igualmente atienden desinteresadamente las necesidades de consejo legal, diseño de edificios, redacción o composición de textos entre otras, por lo que más del 90% de lo recaudado llega a Kenia para ser empleado en los niños, la Casa, el hospital y los programas de ayuda.
En su mayor parte, acogen a hijos de mujeres jóvenes repudiadas y a huérfanos. Viven con sus familias en chozas de barro y trapos, durmiendo en el suelo, sin agua o corriente eléctrica ni la menor higiene.
Además de los cuidados básicos, que les permiten recuperarse de la desnutrición y las enfermedades que traen, apostamos por la educación como medio para superar el atraso en el que se encuentran y dedicamos a ello un gran esfuerzo.
En la relación con los niños, les inculcan el valor de la amistad, la cooperación y la tolerancia. Queremos que con nosotros superen los malos tratos, la explotación laboral y los frecuentes abusos propios de las familias deshechas de las que proceden. Aquí recuperan la salud, aprenden la importancia de los estudios y, desde un presente confiado, ven por primera vez la posibilidad de un futuro diferente a la marginación y la pobreza que les han tocado sufrir hasta ahora.También procuramos que sean felices.