Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La opinión de Gabilondo: 24 de junio

"Y ahora, tras dos meses hablando del PP, hablemos del Gobierno: le esperan serias dificultades."
“Y ahora, tras dos meses hablando del PP, hablemos del Gobierno: le esperan serias dificultades. La primera, la gestión de la economía. Hoy ha habido una verdadera catarata de datos negativos. En un momento hablaremos de ellos: comprobaremos que la palabra maldita, “crisis”, empieza a resultar blanda para reflejar lo que pasa. Pero, además de estos problemas de aritmética, va a tener que afrontar otros de geometría, de colocación espacial. Repasemos: en nombre del realismo, el Gobierno, que zarpó en 2004 con enérgico rumbo a babor (a la izquierda) fue escorándose en nombre del realismo hacia el centro. Como allí no había nadie, ya que el PP se había ido de excursión a la extrema derecha, Zapatero, su equipo y el PSOE todo pudieron disfrutar de un territorio extensísimo, desde la izquierda casi hasta la derecha, a conveniencia. Mientras tanto, en Europa, donde nuestro Gobierno es casi una excepción progresista, estamos en el siguiente lío: o apoya políticas comunes, y entonces apoya políticas de derechas, o nos reventamos cualquier posibilidad de políticas comunes y además nos quedamos solos. Y en estas llega el trigésimo séptimo congreso federal del PSOE, que empieza el día 4, y el partido –fiel a su pensamiento socialista –exige que se profundice en asuntos como el laicismo, el aborto… Es decir, en la tradición de izquierdas. Aquí está el embrollo: en el centro, hacia donde se dirige Rajoy, no vamos a caber todos; en la derecha, no somos nosotros, nos traicionamos; y en la izquierda, no nos comemos una rosca en Europa. Así que a decidir. Entre la directiva del retorno –la peste para una pituitaria socialista –o el laicismo –la bicha para convivir con la Iglesia- se juega la batalla. ¿Aritmética? ¿Geometría? No: política, política mayor. Eso le espera a Zapatero”v