Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La muerte, tan temida como desconocida

Los reporteros de 1 Equipo se adentran en el mundo de la muerte
¿Es la muerte el fin de la vida? ¿El inicio de otra? ¿Tenemos derecho a elegir cuándo morir? ¿Cómo trabajan los que trabajan con los cadáveres y se lucran con la muerte de una persona? ¿Cómo se sienten y hasta dónde llega la inventiva del hombre para que su ser querido lo acompañe a todos lados?
La muerte: sufrimiento, negocio y deseo
El programa de esta semana se adentra de lleno en el mundo de la muerte, algo que a todos nos llega y que si bien para algunos es un mal trago, para otros supone la base de su vida. El negocio de la muerte, todo lo que se mueve en torno al paso a la otra vida y cómo se puede llegar a vivir de los muertos son los frentes en los que nuestros cuatro reporteros han puesto su mirada.
Con Pablo Carbonell nos desplazaremos hasta Granada para que nos muestre cómo funciona una funeraria desde que se recibe al muerto hasta que se le entierra y conoceremos cuánto dinero mueve un negocio que tiene 380.000 “clientes” al año en España.
Antonio Muñoz de Mesa se trasladará junto a un tanatorio móvil hasta aquellos pueblos donde no tienen lugar para velar a sus muertos y tratará de establecer contacto con ellos a través de una médium.
María Julia Oliván nos mostrará un cadáver desde una perspectiva a la que no estamos acostumbrados: por dentro. Será testigo desde Argentina de una autopsia y de vuelta a España, junto a Cristina, acompañará a quienes desean morir para acabar con su sufrimiento y a quienes quieren evitarlo: enfermos terminales y asociaciones anti-eutanasia.
Antonia Moreno hará bueno el dicho de “un diamante es para siempre” y nos mostrará cómo podemos dar descanso eterno a nuestros seres queridos transformados en diamantes de hasta 3 quilates.