Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La luna de miel perfecta, al alcance de una pareja

¿Qué boda será la perfecta? ¡Las novias valoran!
El sábado, llega el momento más esperado de Bodas cruzadas. El altar espera a las cuatro parejas andaluzas, y la luna de miel soñada sólo a una de ellas. Cuatro bodas. Una sola pareja ganadora. El día más importante de sus vidas por delante...
Pero antes de acudir a los enlaces y de que Patricia Gaztañaga desvele el nombre de los afortunados, quedan algunos detalles que ultimar.
Continúan los preparativos de las cuatro bodas sevillanas. Las parejas de Bodas cruzadas están cada vez más cerca del día más importante de sus vidas, el día en que se darán el sí, quiero. Y aunque hay muchas ganas, comienzan a surgir los nervios y los enfrentamientos.
El sábado veremos cómo Patricia Gaztañaga comunica a las parejas que serán rivales por un premio: la luna de miel de sus sueños, que Cuatro regalará a los ganadores. El saber que sólo una pareja conseguirá el ansiado viaje, no cae del todo bien en nuestros protagonistas. Las tensiones y tiranteces comienzan entre ellos.
Por si esto fuera poco, los enfados llegan cuando los chicos ven las despedidas de soltera de sus futuras mujeres. Parece que más de una ha logrado descuadrar del todo a su pareja. Y es que observar desde el otro lado todo lo que pasa esa noche, no es fácil para ninguno de ellos.
Patricia Gaztañaga vive con los novios uno de los momentos más tensos del programa, el visionado de la despedida de solteras que han disfrutado las chicas. Rubén, Julio, Mario y Chico descubren facetas de sus parejas que no conocían hasta ese momento. Y es que las novias, se corrieron una juerga en toda regla acompañadas por sus mejores amigas. Bebieron, bailaron y se dejaron acariciar por unos boys que las convirtieron en las verdaderas reinas de la noche.
En el visionado de las imágenes, los novios pasan de la sorpresa a la indignación. A Rubén la conducta de Rocío y la presión de los preparativos de la boda le hacen plantearse el abandonar ¿Llegará esta pareja al altar?
Además, a esto se une la presión por la cercanía del evento. Y es que nuestros chicos, a pesar de llevar días preparando todo, todavía no tienen las cosas claras del todo. La elección del vestuario de sus hijos, les traerá más de un quebradero de cabeza.
Y si a todo esto le sumamos las presiones familiares, tenemos una bomba a punto de estallar...
Pero sin duda, unos de los mejores momentos de la jornada vienen cuando las chicas ven por fin sus vestidos de novia, es decir, los vestidos que ellos han elegido. Las caras de sorpresa serán las protagonistas.
Al final en Bodas cruzadas, llega el día más esperado. Tras dos semanas de separación, los novios se encuentran ante el altar. Viviremos los nervios, lágrimas y emociones de ese momento tan esperado. Las novias conocerán el vehículo, las flores, el lugar de celebración y hasta el menú elegido por sus parejas. Y sabremos si las cuatro dan el "si quiero" y cuál de ellas es la ganadora del gran viaje. La expectación está asegurada.