Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Te gusta tu cuerpo?

España es el cuarto país del mundo en operaciones de cirugía estética. Hacemos un recorrido por la "dictadura" de lo bello. Un reportaje de Clara Sánchez-Castro
Cada español se deja al año unos 200 euros en productos de belleza. La industria del bienestar, de lo bello, facturó el año pasado 5.000 millones de euros: cosméticos, antiarrugas, adelgazantes milagro... España es el cuarto país del mundo en operaciones de cirugía estética y el 30% de las personas que quieren entrar en el quirófano tiene problemas psicológicos que la operación no soluciona.
En este reportaje de Clara Sánchez-Castro, ¿Te gusta tu cuerpo?, REC hablará de la búsqueda de la delgadez, del culto al cuerpo, de la depilación, del triunfo de lo "Light", de los rayos UVA, del antiaging, el famoso antiedad, de la vigorexia, de las dietas...
El hecho de que en nuestro país nos hagamos 400.000 operaciones de cirugía estética, ¿qué significa? ¿Es vanguardia o atraso?
Han pasado tres años y no se ha vuelto a hablar del famoso estudio antropométrico que iba a ajustar las tallas de la ropa a nuestros cuerpos y no al revés. Este viernes, REC hablará de esa belleza imposible que nos venden en las revistas gracias a los retoques del photoshop, y que nunca alcanzaremos.
Una dictadura no tiene nada de bonito, pero si juntamos esos dos conceptos nos sale un nuevo significado que nos es mucho más cercano: "la dictadura de lo bello". Es decir, la presión de los medios de comunicación por persuadirnos para comprar productos que nos harán más delgados, más guapos o más jóvenes. Hay toda una industria del bienestar que nos bombardea constantemente con mensajes publicitarios sobre los nuevos cánones de belleza.
Cánones imposibles, casi desalentadores, porque salen de los engaños informáticos de programas como el photoshop. Pero queremos esas tabletas abdominales de los deportistas, esa piel de bebé de las modelos, esas caderas perfectas...
Los españoles nos dejamos al año 2.200 millones de euros en intentar adelgazar, nos apuntamos a los 8.000 gimnasios privados que hay en el país. ¿Sirve de algo? ¿Qué pasó con el famoso estudio antropométrico que iba a hacer un atlas de las medidas de los españoles para que las marcas de ropa unificaran las tallas?