Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Soy gigoló

Durante miles de años los hombres han pagado por mantener relaciones sexuales con mujeres, pero algo está cambiando, cada vez hay más ofertas de acompañantes masculinos
Para muchos hombres podría ser el trabajo ideal: cobrar por acostarse con mujeres. El programa sigue a tres de estos hombres en su vida diaria: Federico, el semental italiano, irresistible para el sexo opuesto, dice que es capaz de seducir a cualquier mujer; John, el caballero británico, entrenador de tenis que se define como un chico normal, lo que las mujeres quieren, y Ricco, un joven de 33 años que acaba de empezar en el negocio. Mujeres ricas, amas de casa, solteras, casadas, sexo en pareja, clientas fijas e incluso ancianas, mujeres muy diferentes para un negocio en el que se puede llegar a ganar una media de 11.000 euros al mes. El documental recoge el testimonio de estos tres gigolós del mismo modo que muestra lo que opinan varias mujeres que explican porqué pagan para tener sexo, descubriéndose porqué buscan acompañantes masculinos. ¿Se trata de la última vuelta de tuerca de la igualdad sexual?