Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Por qué soy gay?

John Barrowman quiere saber porqué es gay. El actor británico, conocido por su papel en la serie Torchwood, está dispuesto a emprender, en esta producción de la BBC, un viaje en el que visitará laboratorios, rememorará los momentos clave de su infancia y se entrevistará con gays que viven y teorizan sobre su sexualidad de mil formas distintas
Todo con un mismo propósito: "descubrir de dónde viene la sexualidad" y saber si se trata de una condición innata, tal y como opina el mismo Barrowman, o adquirida.
La primera parada será Chicago, precisamente la ciudad en la que John descubrió su sexualidad, y en cuya Universidad se desarrollan estudios que tratan de buscar e identificar los impulsos sexuales del cerebro, a los cuales se someterá el propio John. Los resultados, como sucederá con la mayoría de pruebas que haga, serán sorprendentes. El actor también aprovechará su paso por Chicago para visitar a su familia y a sus amigas de la infancia. Junto a ellos tratará de descubrir si su educación determinó su sexualidad, y si su colección de Barbies era una consecuencia directa de su homosexualidad, o viceversa.
Más allá de su propia experiencia, John se interesará por un estudio que afirma identificar rasgos homosexuales infantiles en las cintas caseras de Super8, y conocerá a una pareja de gemelos de doce años con gustos radicalmente opuestos: mientras que uno colecciona pistolas de plástico y coches teledirigidos, el otro tiene sus estanterías abarrotadas de muñecas. Su madre lo tiene claro: sus hijos nacieron así. Incluso algunos estudios afirman que nuestras preferencias sexuales están directamente ligadas con nuestra experiencia en el útero materno.
Una opinión radicalmente opuesta es la de aquellos que afirman que la homosexualidad no sólo es aprendida, sino que puede eliminarse. John conocerá a uno de estos ex-gays: un ferviente católico que, casi con cuarenta años, se negó su propia sexualidad "porque estaba hiriendo a su familia", se casó con una mujer y tuvo hijos. La otra cara de la moneda la aporta un hombre que aún vive atormentado por las brutales terapias a las que le sometieron de joven, con el fin de convertirle en heterosexual.
John recoge todos estos testimonios y evidencias científicas en un trayecto con destino a su propia identidad; un viaje convertido en un documental que sorprende por su naturalidad, honestidad y afán divulgativo.