Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La familia y el misterio

Diego pretende dejar atrás sus errores del pasado y cree que no hay mejor manera que cambiando de escenario. Es el padre de la familia Pardo Simón. Un apuesto piloto de aviación que quiere a su familia por encima de todas las cosas. Su mujer, Clara , es dueña de una tienda de antigüedades. Está pasando una mala etapa después de descubrir que su marido no es lo que ella pensaba.
Irene es la mayor de los hermanos. Es responsable y directa. Aunque detesta vivir lejos de la ciudad, intenta poner buena cara ante sus padres porque sabe que la unidad familiar está en juego. Todo lo contrario le ocurre a Íñigo . Está encantado con la idea de vivir en la urbanización de su novia. Y es que Íñigo está loco por Silvia. Es capaz de meterse en cualquier lío por ella. Ana, la pequeña de la familia, percibe las cosas de otra manera. En la casa conoce a Raúl.
La familia Pardo Simón comienza una nueva etapa. Casa nueva, proyectos nuevos, ilusiones nuevas. Pero empiezan a sentir que no todos los cambios son a mejor. Un misterio habita en la casa: oyen ruidos, ven cosas que nunca antes habían visto, se sienten observados.
Preocupados por las cosas que están sucediendo -y que escapa de su control- deciden testificar en la comisaría más cercana.
Clara Simón : "Lo peor de todo no es que estallen las bombillas o que el agua de los grifos salga roja o que se oigan voces a cualquier hora. Lo peor de todo es que te sientes observada siempre. A veces estás en una habitación y, de repente, sientes frío... Y sabes que hay alguien ahí "
Diego Pardo : "Mi mujer duerme fatal. Ha estado en tratamiento por culpa del insomnio. Claro que yo también oigo ruidos, pero ya me he quejado a la empresa de reformas: o sellan para siempre el pozo del sótano o los denuncio"
Ana Pardo :"Cuando vinimos a vivir a esta casa, me daba miedo que me hablara, pero ya no. Él es mi amigo y sé que nunca me va a hacer daño... Sólo quiere que, entre todos, le ayudemos a salir de aquí".
(Extraído de atestado policial con fecha viernes 13 de marzo de 2009)