Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'La emoción en la oratoria'

El comecocoscuatro.com

Lo que nos hace únicos no es lo que sabemos (compartido por mucha gente), sino cómo contamos lo que sabemos (tantas maneras como personas existen).

El equipo de asesores de 'El Comecocos' que nos resulta más difícil convencer a alguien si no entregamos algo de nosotros , algo que solo nosotros podemos aportar basándose en nuestras vivencias, nuestras percepciones, nuestros sentimientos, etc. Ese algo, que pertenece al mundo de nuestras emociones, es lo que convertirá nuestro discurso en un momento único e irrepetible.
Está demostrado que cuando alguien narra algo traspasa el consciente de los demás y genera un interés mayor entre quienes siguen ese debate. El discursoque seguramente atrapa más, y por lo tanto el que llama más la atención, seguramente es el que guarda un equilibrio perfecto entre lo racional y lo emocional.
El orador que pretende conmover, seducir, impactar y/o deleitar a su audiencia sabe perfectamente que además de una buena argumentación basada en datos y hechos contrastados debe incorporar a su discurso la emoción.
El orador perfecto es pues aquel capaz de convencer, de defenderse, de refutar cualquier tesis, y, ¿por qué no? de reír y de llorar, si es lo que está sintiendo en ese momento. Un Comecocos no es ni un robot, ni un actor ni un autómata.
Debate significa diálogo y disputa. Y tanto el diálogo como la disputa faltos de emoción genera una distanacia insaciable con el espectador. La emoción acerca, engrandece vuestro argumentos y nos hará llegar aún más lejos.