Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

No le digas a mamá que trabajo en la tele cambia su mecánica

Desde esta semana dos concursantes se juegan el castigo por quinientos euros

El programa de las tardes de Cuatro, ‘No le digas a mamá que trabajo en la tele’ da una vuelta de tuerca a su formato y lo convierte, además de en un programa de humor para toda la familia, en un concurso.
Desde el lunes 24 de octubre dos concursantes se enfrentan “a cara de perro” por librarse del castigo. El ganador se lleva consigo “un Bin Laden”, un billete visto por poca gente, un billete de 500 euros. Además, tiene la posibilidad de volver a concursar al día siguiente, si quiere. En caso de empate, el que hubiera ganado el 'Culo veo culo quiero' se alzará como vencedor.
El perdedor, sin embargo, será el encargado de sufrir el castigo de los Frijoles Asesinos, y debe introducirse en la bañera para que la excavadora Lupita descargue sobre él lo que sea que hayan preparado.

El perdedor puede salir de la bañera

Goyo Jiménez proporciona al perdedor un manojo de llaves, 50 de ellas exactamente. Tiene un minuto para librarse de las cadenas a las que está maniatado en la bañera. Si encuentra la llave correcta y es capaz de abrir el candado, podría salir de la bañera. En caso contrario, litros y litros de un asqueroso potingue se derramarán sobre él.
El lunes 24 de octubre Alba, una joven de 22 años, fue la primera en ganar por puntos a su contrincante y ganó 500 euros. Isaac, el perdedor, no fue capaz de encontrar la llave que le liberaría de su castigo. El joven sufrió un castigo ejemplar: decenas de litros de puré de gusanos cayeron sobre él.
Alba volvió el martes 25 de octubre y se enfrentó a un nuevo concursante, Daniel. Esta vez la chica no tuvo tanta suerte, pinchó en varias pruebas y acabó con menos puntos en el marcador. Por ello, sufrió un castigo, ya que tampoco fue capaz de dar con la llave que le libraba de las esposas que le retenían en la bañera. Casi cien litros de arroz con leche –aderezado por los frijoles con dos cubos de canela- cayeron sobre ella.
¿Serías capaz de concursar en el programa? ¿Qué te parece la nueva modalidad? ¡Opina, nos interesa!