Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La caza de El Solitario

El Solitariocuatro.com
Iñaki Gabilondo presenta La caza de El Solitario, el atracador más buscado
Durante catorce años, Jaime Giménez Arbe, más conocido como El Solitario, fue el atracador de bancos más buscado de España, teniendo en jaque a los cuerpos de seguridad del Estado. El viernes 18 de enero a las 00:20h, Cuatro emite el especial La caza de El Solitario, presentado por Iñaki Gabilondo, que reconstruye cómo se llegó a la detención de este delincuente, que esta misma semana ha sido entregado por las autoridades portuguesas para su procesamiento en nuestro país.
En el reportaje, coordinado por José Luis Fuentecilla, seguimos los últimos pasos de El Solitario, un hombre que eludió la acción de la justicia durante más de una década gracias a su estilo metódico y su gran habilidad para disfrazarse. A pesar de existir numerosos vídeos, procedentes de las cámaras de los bancos que robaba, y descripciones de los testigos de sus fechorías, Giménez Arbe era casi imposible de atrapar.
Siempre utilizaba la misma táctica. Siempre planeaba meticulosamente sus golpes. Siempre actuaba solo. Siempre golpes rápidos. Siempre escapaba sin dejar rastro. Cuando en julio de 2007 la Policía Nacional y la Guardia Civil lograron estrechar el cerco y pudo ser detenido en la localidad portuguesa de Figueira da Foz, con la colaboración de la policía lusa, casi se alegró de que lo hubieran pillado por fin.
Un equipo de los Servicios Informativos de Cuatro ha seguido el rastro de este hombre, desde su infancia en Madrid, donde estudió en el Liceo Italiano. Destacaba en matemáticas y dibujo, pero también era considerado un chico rebelde, inquieto, malhumorado y conflictivo. Expulsado del colegio antes de terminar la enseñanza media, se inició en la pequeña delincuencia.
Sin embargo, nadie de los que le conocían, incluyendo a los vecinos de su chalet adosado en la localidad madrileña de Las Rozas, podía sospechar que él era el individuo que aparecía en los telediarios, que en 2004 mató a dos guardias civiles en la localidad navarra de Castejón, que salió airoso de un tiroteo contra diez policías en Vall d?Uxó (Castellón) y que llegó a convertirse en el fugitivo más buscado por las autoridades.