Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Tiqui-taca'...y me llevo tres

Gritos de alegríacuatro.com
La Selección española se impone a Suiza con tantos de Ander Herrera y de Thiago Alcántara. El jugador blaugrana materializó un auténtico golazo de vaselina
La selección española jugó de blanco la final frente a Suiza, pero el juego desplegado durante todo el campeonato ha puesto de manifiesto que 'La Roja' está de moda y que domina el fútbol de Europa y del mundo.
Luis Milla no introdujo ningún cambio en el once titular y confió en los mismos jugadores que nos han aupado hasta la final frente a los helvéticos. Con el toque como estandarte, España no cambió un ápice el estilo de juego y desde el primer minuto se hizo con la posesión del esférico.
Suiza, que llegaba a la final sin haber perdido ningún partido, ni encajado ningún gol y como segunda máxima goleadora del torneo tras España, se antojaba un rival más que digno para medir la calidad de los nuestros.
El partido se jugó en las tres cuartas partes del campo, con una fuerte presión de los suizos, que se vieron obligados a correr detrás del balón durante los noventa minutos. Su estrella, Shaquiri, que tuvo que trabajar mucho en labores defensivas no estaba cómodo. El gol de Ander Herrera llegó en el minuto 40, tras una jugada magistral de robo, cambio de juego, pase espectacular de Didac y remate perfecto de Ander que terminó en el fondo de las mallas. Gol psicológico antes del descanso que nos acercaba a tan ansiado trofeo, ese mismo que ningún jugador quería mirar.
La segunda parte comenzó con doble cambio suizo que buscaba el empate en el marcador. Emeghara y Frei dejaron su puesto a Gravranovic y Abrashi respectivamente. Sin embargo, el guión del partido no cambió. España continuaba siendo clara dominadora del encuentro, con un Javi Martínez magistral un partido más en el centro del campo. Suiza realizaría su tercer cambio dando entrada a Kasami por Xhaka, pero sin obtener el resultado buscado.
Había que sentenciar el partido para evitar disgustos como el que nos dio Inglaterra en el primer encuentro. Suiza tuvo un par de ocasiones a balón parado y no queríamos ni pensar en la prórroga, más cuando estabamos demostrando ser superiores y merecedores del trofeo que tenía a su vera Michel Platini. Y entonces llegó el golazo de Thiago Alcántara, amagó en saque de falta y con una vaselina inverosímil, sorprendió a todos los presentes, incluido Sommer, que nada pudo hacer para evitar el tanto.
Durante los últimos minutos, de puro trámite, Milla dio algunos minutos a Parejo y Capel, que salieron en lugar de Muniain y Ander Herrera. Antes, en el 80, Jeffren había sustituido a Adrián López.
La selección española sub'21 conquista de esta manera un título que no conseguía desde 1998 y nos permite soñar con la generación de 'La Roja'. Hay presente y futuro.
* La celebración tras el pitido final