Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

REC: Ricos gracias al porno

Sexo y porno son las palabras más buscadas en Google.¿Por qué? ¿Por qué una de cada cuatro búsquedas en internet está relacionada con la pornografía?
El mundo de los contenidos para adultos ha saltado a otra dimensión con la generalización de internet. El consumo ha cambiado. Ya no es necesario arriesgarse a la indiscreción de un sex-shop o pasar vergüenza en el videoclub alquilando una película porno. Ahora todo, y casi todo gratis, está en Internet. Sólo se necesita un ordenador y la intimidad de tu casa o, porque no, la conexión gratis y más rápida del trabajo. Será por algo que el 12% de las webs en la red son de contenido pornográfico.
El negocio del sexo en internet mueve al año 4.000 millones de euros. Pero, si cada vez hay más páginas de descarga gratuitas, ¿dónde está ese dinero y quién se lo lleva? En Ricos gracias al porno, Jon Sistiaga rastrea la red para descubrir que cada día, ¡cada día!, se crean 260 nuevas páginas con contenido sexual. REC viaja a Barcelona, donde están la mayor parte de las productoras nacionales de porno, y a Los Ángeles, al famoso Porn Valley, donde todos los días se ruedan una media de 350 escenas de sexo para los mercados de Internet y de DVD.
"Yo también soy un mileurista, pero diario", exclama un actor porno mientras rueda una escena sexual en una casa de Malibú. Por esos 40 minutos de trabajo, efectivamente, va a cobrar un cheque de 1.000 dólares, y rueda una escena cada día, porque cada día tiene que actualizar su página web. Solamente en España, el 57% de los internautas consume porno habitualmente. Al menos, una hora y media al día.
Sin embargo, las webs de descarga gratuita, los youtube del sexo, están devastando una industria que todavía no ha asimilado el cambio de paradigma en el consumo. Esas páginas tienen hasta 15 millones de usuarios al día, un tráfico muy apetecible para insertar publicidad. El porno sigue moviendo mucho dinero. Actores como Marco Banderas o Ramón Nomar pueden cobrar una media de 1.000 dólares por escena, mientras que aquí, en España, iconos como Nacho Vidal o Max Cortes han tenido que reducir sus ganancias a la mitad. "¡Como vas a pagar 18 euros por un DVD porno si tienes gratis, en Internet, 18 millones de películas gratis...!", exclama uno de ellos...