Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

REC: Cobayas humanas

Para la tos, para la tensión, para el dolor de cabeza... Antes de que un nuevo fármaco llegue al mercado tiene que ser probado en seres humanos. REC investigará estos casos
Para la tos, para la tensión, para el dolor de cabeza... En España se comercializan más de 10.000 fármacos diferentes y los españoles nos gastamos 11.000 millones de euros al año en medicamentos. Antes de que un nuevo fármaco llegue al mercado tiene que ser probado en seres humanos.
Pero esto no siempre ha sido así. A finales de los años 50, la Talidomida se convirtió en el sedante estrella y en el mejor calmante de las náuseas del embarazo, sin haber sido probada nunca en humanos. Nacieron miles de niños en todo el mundo sin extremidades o con brazos o piernas excesivamente cortos. Conoceremos a Pepe, uno de los afectados.
Seguimos la pista de los medicamentos, desde que los investigadores encuentran una molécula, una estructura química que combate una enfermedad, hasta que desarrollan el medicamento. En este proceso pasan entre 10 y 12 años y se gastan 900 millones de euros. Primero lo probarán en animales y si no es tóxico, lo testarán en humanos.
¿Hay gente sana que se ofrece para que experimenten en su cuerpo con nuevos medicamentos? Sí y lo hacen por dinero... Conoceremos a Andrea y a otros voluntarios sanos que, a cambio de 600 euros, se prestan para que prueben con ellos nuevas sustancias. Visitamos una unidad de ensayos en Fase I.
¿Es ético experimentar con seres humanos? Los expertos nos dicen que no, pero que no hay ningún otro método para probar la eficacia y seguridad de los fármacos antes de que lleguen a millones de personas.
Estos experimentos con seres humanos tienen cuatro fases. En las fases II y III participan enfermos, afectados por la dolencia que el nuevo fármaco quiere combatir.
Conoceremos a Esther, una mujer de 45 años y con dos hijos que no piensa tirar la toalla. Lucha contra un cáncer de pulmón que se ha extendido al cerebro y para ella el ensayo es su única esperanza de vida... Veremos si da resultados.
Los pacientes que participan en ensayos clínicos oncológicos han agotado todas las posibilidades terapéuticas y el ensayo es una de las últimas cartas de la baraja. Viajaremos a Galicia para conocer a un paciente que quiere mantener el anonimato y que estuvo al borde de la muerte por un ensayo... Pero también conoceremos a Marcel, diagnosticado de cáncer de esófago hace 6 años. Desde que participó en un experimento, ni rastro del cáncer... de momento.
Los ensayos clínicos son promovidos por la industria farmacéutica y son llevados a cabo, generalmente, por hospitales o centros de salud. No se hará ningún ensayo sin la autorización del comité ético del centro y de la Agencia Española del Medicamento.
Superada la tercera fase y con el nuevo medicamento ya comercializándose con la autorización de la Agencia del Medicamento, empieza la fase IV para encontrar nuevas indicaciones para este fármaco y la llamada farmacovigilancia.
De momento, la nueva sustancia sólo ha sido probada en miles de pacientes, pero cuando llegue a las farmacias la podrán tomar millones de personas, por lo que pueden aparecer efectos indeseados imposibles de detectar en los ensayos... Los efectos indeseados de los fármacos son la cuarta causa de muerte en Estados Unidos por delante de los accidentes de tráfico... En España se producen cada año más de 15.000 reacciones adversas a medicamentos autorizados. La medicina podría aprender más de sus fracasos, que de sus éxitos.