Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Iñaki Gabilondo. Miércoles 12 de septiembre.

"El hombre que representaba la modernidad, el sentido de la realidad, la voluntad civilizada de acuerdo, se va"
Es la peor noticia posible. El hombre que representaba la modernidad, el sentido de la realidad, la voluntad civilizada de acuerdo, se va. Y, ¿qué significa su retirada?, ¿derrota de sus posiciones?, ¿desacuerdo con la ponencia unitaria?. En las próximas horas, a lo más días, se verá. Porque fuentes nacionalistas han informado a "Noticias Cuatro" que ha habido pacto y que también se va a retirar Joseba Egibar. De ser así, sería el precio que ambos líderes abonarán para evitar la fractura del PNV. Aseguran que Iñigo Urkullu será el presidente del partido. Pero mientras se aclaran estas dudas, ya hay algo que se puede decir. La retirada de la política de Imaz es una noticia garrafal, porque es un hombre de primera categoría y porque se evidencia que sus posiciones, llenas de realismo y voluntad de concordia, no logran prosperar. Le ha hecho daño el desenlace en el estatuto catalán. Le ha perjudicado su apoyo a Zapatero en el fallido proceso de paz. No le ha ayudado que no haya sido posible un acuerdo con Nafarroa Bai. Le ha perjudicado, incluso, que le elogiáramos tanto desde Madrid. Se va Imaz pero deja un mensaje que encierra la única solución al laberinto vasco: no imponer el nacionalismo en Euskadi y no impedir la voluntad de esa sociedad.