Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Iñaki Gabilondo. Lunes 24 de septiembre.

"Antes de contarles lo que pasa, quisiéramos comentarles lo que ahora abrasa los mentideros de la Villa"
"Antes de contarles lo que pasa, quisiéramos comentarles lo que ahora abrasa los mentideros de la Villa. Luis Herrero, que pasó de periodista, naturalmente independiente, a eurodiputado del PP, presenta un libro en el que revela cosas que, de mozalbete, dice haber oído a Adolfo Suárez y que comprometen al Rey. Esas cosas las oyó en su casa, porque el Rey era muy amigo de su padre Herrero Tejedor. El hijo de Adolfo Suárez se ha indignado con Luis Herrero, por utilizar a su padre, que no está en condiciones de defenderse, como estilete contra el rey. Y, sobre todo, como instrumento promocional de un libro. Si Adolfo Suárez y Herrero Tejedor estuvieran en condiciones de hacerlo, correrían al eurodiputado. Suárez se encendería de ira y Herrero Tejedor se moriría de vergüenza. Pero esta historia adquiere una dimensión mayor porque coincide con el serial de quemas de imágenes y símbolos monárquicos, que nos está siendo servido desde Cataluña. Como tantas otras veces, los extremos se tocan y construyen una pinza de intereses mutuos. Si España ha de debatir el futuro de la monarquía, no parecen buenos procedimientos ni la tea ni la vileza, por mucha solera que tenga en España lo de despellejar a los vivos con el cuchillo de los muertos, o de los que no pueden usarlo."