Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 6 de noviembre

Descansemos también nosotros de Obama y volvamos a la tarea, porque la tenemos, y muy seria, aunque nos resulte tentador adjudicar al nuevo presidente de los Estados Unidos la responsabilidad de resolver nuestros problemas
"Obama se toma un merecido descanso. Descansemos también nosotros de Obama y volvamos a la tarea, porque la tenemos, y muy seria, aunque nos resulte tentador adjudicar al nuevo presidente de los Estados Unidos la responsabilidad de resolver nuestros problemas. En efecto, España puede caer en esa tentación; de hecho, está esperando demasiado de lo que se decida fuera: en el Banco Central Europeo, en la cumbre de mañana en Bruselas, en la conferencia del día 15 en Washington, de lo que nos traiga Obama. Estamos observando con sorpresa y preocupación la resistencia que ofrece el Gobierno a aceptar la gravedad específica de nuestros problemas, probablemente, porque algunos se han empeñado en culparle de todos ellos. El Gobierno parece pensar así: "nos pasa lo que a todos, por tanto de los clubs internacionales (Unión Europea, G-20, ojalá 21) habrán de proceder las soluciones. Ahí hemos de librar nuestra pelea, ahí hemos de hacer oír nuestra voz y en casa, mientras tanto, hemos de actuar con sensibilidad social y poner en marcha cuantas medidas asistenciales, de apoyo a los sectores más frágiles, podamos financiar", este parece ser su pensamiento. Si es así, el Gobierno se equivoca. No en las medidas sociales, asistenciales, de apoyo, no, esas son necesarias y en ellas se acredita un Gobierno socialista; se equivoca si la crisis no le ha dejado clara nuestra inmadurez estructural y que, como consecuencia, caemos a una velocidad muy superior a los demás. Y que esto tiene muy mala pinta. Hace unos días, Zapatero, impresionado por las cifras del paro de octubre, prometió una ofensiva inversora extraordinaria, pero no hemos vuelto a tener noticia de ella. Y seguimos pendientes de Bruselas, de la cumbre de Washington y, ahora, de Obama, en grado excesivo. Los que no culpamos al presidente de todos los problemas de España estamos autorizados a decirle que no debe tener miedo de tomar medidas de emergencia, pero que debería tener miedo a no tomarlas."