Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 3 de noviembre

En todos los planos nos esperan hoy asuntos de la máxima importancia, que merecerían atención y reflexión reposada. Pero en el escenario informativo no hay silla para tanta posadera
"Los acontecimientos se agolpan. Hay que tragar sin tiempo para masticar. ¿Cómo digerir la actualidad?, ¿cómo conseguir que nos aproveche?, pues no es muy fácil, francamente. En todos los planos nos esperan hoy asuntos de la máxima importancia, que merecerían atención y reflexión reposada. Pero en el escenario informativo no hay silla para tanta posadera. Las medidas del Gobierno, en apoyo de los más desfavorecidos por la crisis, es lo más próximo, lo más directo, lo más útil, un alivio para cientos de miles de personas. Pero, de inmediato, la Comisión Europea reclama escenario y hace saber que nos amenaza un paro del 15% y se nos atraganta el caramelo. Llegan las encuestas políticas y nos suministran interesante material para ver qué está pasando: el PSOE y el PP están tocados, uno por la crisis, el otro por su indefinición. Y crece Rosa Díez que, como todo outsider, es, además de una opción un síntoma. Pero no hay tiempo para meditar en indicio tan significativo. Tampoco habrá ni tiempo ni oportunidad de recomponer lo que ha quedado roto por el libro de Pilar Urbano con la Reina... ¿sabremos algún día el por qué y el cómo de ese libro? A día de hoy quedan tristeza y disgusto en la Zarzuela, desconcierto y un punto amargo en la sociedad, y gran alborozo en el zoco, donde la obra se mercadea con descaro máximo. Pero todos los hechos de la actualidad deben despejar de inmediato la escena porque se acercan Obama y McCain y esa disputa es histórica y trascendental, y es digna de ser seguida sin pestañear. Y es, además, el mayor espectáculo del mundo. Pero lo que más nos apena de esta agitación, de esta falta de tiempo para la reflexión, es que nos hará pasar como un rayo por la historia de esa muchacha de catorce años que fue apaleada y degollada en Cataluña, presuntamente por dos muchachos de su misma edad, compañeros de instituto. Todo es flash, todo es spot. ¿Qué le estará pasando a nuestro cerebro por vivir en zapping?"