Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 27 de mayo

"Pasan otras cosas, además de las que pasan en el PP"
“Pasan otras cosas, además de las que pasan en el PP. Las sorpresas, la sucesión de golpes de efecto, las intrigas “contra, hacia, para, según, sin, sobre, tras” Rajoy están actuando como un hipnótico informativo; pero pasan muchas otras cosas muy importantes. La principal, la agitación mundial derivada de la subida del precio del petróleo y del pinchazo económico tras la crisis de los mercados de crédito. Algunos efectos ya han saltado a las calles de Europa y de los Estados Unidos. Los pescadores, los transportistas y los agricultores manifiestan su protesta por la subida del gasóleo. Dicen los que saben, que no saben gran cosa, pero que va para largo. “La única esperanza es que”, añaden... O no, porque confiesan no estar muy seguros de casi nada. Otra cosa que también pasa es que nuestro nuevo Gobierno está teniendo el aterrizaje más cómodo que gobierno alguno tuvo nunca. Sin presión mediática y sin agobios por parte de la oposición, los nuevos ministros y ministras están pudiendo instalarse, nombrar colaboradores, revisar papeles, ponerse al día y hacer planes. Tranquilamente, a solas con su quehacer. La felicidad, la familia Trapp. Como, además, Zapatero había ordenado a sus nuevos colaboradores que no se prodigaran en periódicos, radios y televisiones hasta que pasara un tiempo, para que pudieran aprenderse bien la lección, estamos viviendo una especie de largo agosto. Tiene de bueno que los ciudadanos se están purgando después del enorme empacho político de los meses anteriores, pero convendría que fuera acabando el recreo. Hay demasiados ministros todavía no conocidos y empiezan a agolparse las preguntas que hay que empezar a contestar. El presidente debería pensar en ir abriendo salones y permitir a su gente que salga a saludar a los medios.”