Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 6 de Diciembre

"La Constitución no es papel muerto. Nació para la concordia y esa es y será siempre su vocación.."
Buenas noches. La Constitución no es papel muerto. Nació para la concordia y esa es y será siempre su vocación, aunque no es un absoluto, indiscutible o intocable. Y aunque, desde luego, no es el bálsamo de fierabras de "El Quijote", aquel bebedizo que nos aseguraba salir ilesos de toda batalla o pendencia. No. Ni está para ser adorada ni hace milagros. Sin embargo, sí es cierto que, como fue hija de la prudencia, la generosidad y una cierta grandeza política, acercarse a ella nos examina. Hoy, Manuel Marín ha sido la voz de muchos ciudadanos. Algo parecido a lo que sucedió con Pilar Manjon ahora hace tres años. Con respeto y desde dentro, recordó a sus señorías que las cosas no pueden continuar así, que el cainismo, el juego sucio parlamentario, el encanallamiento de las relaciones es ya insoportable. Zapatero y Rajoy, en cuyo radar deben estar captándose algunas señales, se han expresado en términos similares, y han hecho llamamientos a la serenidad y al entendimiento. No se trata de obsesionarse con los consensos. Queremos que la política sea clara, discrepante, dura.... pero decente. Que nadie se atreva a dudar de que cada parlamentario y cada partido quieren lo mejor para este país, aunque ofrezcan recetas diferentes. Lo que ha desgarrado a la sociedad es presentar al adversario como un enemigo integral, enemigo de la patria, de la verdad, de la decencia o de la democracia. Alguien, por tanto, a quien es necesario aniquilar. Votar no para ganar sino para que no gane el otro. Como siempre. Pura esencia de España. Seria revolucionario que alguien proclamara el final del siglo diecinueve.