Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Michael Westen

Acaba de perder su trabajo. Es un espía en paro
A la mayoría de la gente le encantaría estar cerca de las cálidas y maravillosas arenas de South Beach. Pero Michael Westen no es como 'la mayoría': tiene una violenta ex novia que busca volver con él y una madre hipocondríaca que le llama 30o veces al día. Pero estos problemas, son los menos importantes...
Después de 10 años sirviendo a su país en Europa del Este y en los países de la OPEC como espía, Michael está sufriendo la peor pesadilla que un hombre como él puede vivir. En medio de una misión muy peligrosa en Nigeria, sus 'contactos' le informan de que ha sido despedido. Cuando a un espía le ocurre esto, no recibe una llamada de ningún ser humano que se lo comunique oficialmente. En el caso de Michael, se han apoderado de su vida, congelado sus cuentas bancarias, le han dejado tirado en Miami y puesto en la lista negra de todos los gobiernos. No pueden deshacerse de él o eliminar sus recuerdos, con lo que deciden quitarle todo lo que tiene asegurándose así que no pueda volver a trabajar.
Ahora Michael tiene una misión muy diferente: debe encontrar a los responsables de su despido. Necesita averiguar quién y por qué le ha puesto en la lista negra, cómo le han quitado su vida.
Michael vuelve a su casa en Miami donde se encuentra su familia y donde juró que nunca volvería. Allí intenta poner su vida en orden dedicándose a investigar quién ha sido el responsable de su despido. Para ello, pedirá ayuda a sus amigos Fiona, ex novia suya y ex operativa del IRA, y Sam, un espía casi jubilado.