Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Menuda decisión!

¿Qué pasaría si dejáramos nuestra vida sentimental en manos de nuestros hijos?
El próximo sábado será la última oportunidad para que los más pequeños encuentren a la pareja perfecta para sus padres en ¡Menuda decisión!, que se despide de los espectadores de Cuatro con la familia Toribio de Cáceres.
Desde que se separó, Lola se ha acostumbrado a estar sola. Pero sus hijos, Pedro y Abraham, no piensan lo mismo, y están dispuestos a encontrarle un novio a mamá. ¿Por dónde empezar a buscar? Los dos hermanos organizan un casting. Muchos son los aspirantes, pero sólo dos los elegidos para pasar un fin de semana con la familia Toribio. Al final de esta convivencia uno de ellos tendrá una cita a solas con la madre. Los hijos decidirán quién será el afortunado.
El primer candidato tiene la oportunidad de conquistar a la familia en un fin de semana frenético: karts, juegos en casa, senderismo… Ponen el listón muy alto para el segundo candidato. Pero éste demuestra estar a la altura en otro fin de semana sin descanso en el que montan a caballo, visitan pueblos de ensueño, o ponen a prueba su habilidad en la escalada.
Queda la cita final y Lola ni se imagina a quién van a elegir sus hijos ¿Con qué candidato se quedarán?
Perfil Familia Toribio (Cáceres)
Lola tiene 33 años y es madre de dos chicos, Pedro de 16 años y Abraham de 8. Ellos son la familia Toribio y viven en Almoharín (Cáceres). Lola se separó hace 4 años y desde entonces no ha vuelto a enamorarse. Trabajar como camarera y cuidar de sus dos hijos le ocupan prácticamente todo el tiempo.
Pedro, el hijo mayor, comienza a ser cada vez más independiente y ve a su madre demasiado sola. El pequeño Abraham, pasa la mayor parte de su tiempo jugando con los amigos, pero también piensa que su madre sería más feliz con alguien a su lado. Por eso, los dos hermanos, han decidido no perder un minuto más y están dispuestos a encontrar un novio a su madre, que les quiera a todos, para que Lola vuelva a abrir las puertas al amor.
EL PROGRAMA
¿Qué pasaría si dejáramos nuestra vida sentimental en manos de nuestros hijos? La respuesta en ¡Menuda decisión!, el nuevo programa de Cuatro donde los hijos de padres sin pareja escogen a los candidatos ideales para ocupar el corazón de sus progenitores. Los niños son los verdaderos protagonistas de este original y divertido formato que no pretende formar parejas, sino mostrar las opiniones de los más pequeños con respecto a la vida sentimental de sus padres.
En los tiempos que corren, las responsabilidades de los hijos y el trabajo hacen muy difícil a los padres sin pareja encontrar a alguien con quien compartir su vida. Por eso los niños han tomado las riendas y han comenzado la búsqueda del candidato ideal para su padre o su madre. Pero ¿serán capaces de elegir a la pareja que más les convenga a sus padres? ¡Menuda decisión! hemos dejado en sus manos…
Los niños, unos peculiares jueces
La mecánica del nuevo programa de Cuatro, producido por 3 Koma, es muy sencilla. Tras un divertido casting, que realizan los propios niños con sus criterios y realizando atrevidas y sorprendentes preguntas tipo ¿Cuánto me vas a dar de paga? ¿Me haces los deberes de Matemáticas?, los futuros pretendientes deben de pasar todo tipo de pruebas ideadas por los pequeños que, más adelante, eligen a los dos candidatos que más les han gustado para su padre o madre. Cada uno de ellos tendrá la oportunidad de pasar un fin de semana lleno de actividades divertidas y emocionantes con la familia, y así poder ganar el afecto tanto de los niños como de su padre o su madre.
Después de estos dos fines de semana 'en familia', los peques de la casa tienen una gran decisión que tomar: escoger al candidato que más les haya gustado. Al elegido le esperará una cita romántica para conocer más a fondo al padre o madre de estos peculiares jueces. Pero ¿coincidirán los gustos de los niños con el de su padre o madre?