Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llega el momento de la despedida

Hola a todos. Bueno, pues esto se acerca al final, y la verdad es que me cuesta prever quienes se terminaran rehabilitando, y quienes no, en el caso de que alguno no lo consiga. ¿Seguirán juntos Esther y José Juan? Esa es una de las cosas a la que más vueltas le doy estos días. Según Juanra, que ya ha estado en muchos centros, echarse pareja en una comunidad terapéutica es abocar la relación al fracaso... ¡Vaya bronca entre Esther y Samuel, eh! Parece que a Samuel las cosas ya le empiezan a importar más que al principio. Para él, ya no es todo tan divertido. Eso es bueno, ¿no?
Yo creo que, aparte del final que el destino depare a cada uno, todos han progresado. Un último ejemplo: José. Le honra reconocer a la pareja de su madre después de tanto tiempo, y quitarse de encima un peso que ya no podía soportar.
Las valoraciones de los terapéutas confirman todos los avances, pero queda lo más duro: enfrentarse a la realidad diaria puertas afuera de El Refugio. En la calle todo es distinto. Las tentaciones vivirán muy cerca de ellos. Volveremos a ver a los chicos un mes después de haber pasado por el centro. ¿Serán los mismos? ¡Haced vuestras cábalas!