Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irak, sin yanquis

REC viaja a Bagdad para ver el país que dejan atrás esas tropas de combate y en el que viven los 50.000 soldados que Estados Unidos todavía mantiene en Irak
Estados Unidos ha retirado sus tropas de combate de Irak, pero... ¿quiere eso decir que ha terminado la guerra? REC ha viajado a Bagdad para ver el país que dejan atrás esas tropas de combate y en el que viven los 50.000 soldados que Estados Unidos todavía mantiene en Irak.
'Irak, sin yanquis' no es un viaje a los grandes centros de poder, ni a los cuarteles generales. Ha sido un viaje al país que nos ha ocultado las bombas durante mucho tiempo, al país de los iraquíes de a pie, al Irak de la calle. Hemos querido conocer cómo han vivido este tiempo de violencia y qué esperan del futuro después de estos siete años de guerra que se han cobrado la vida de 100.000 civiles y de 4.400 soldados norteamericanos.
El reportero David Beriain ha viajado a algunos de los puntos más duros de Irak y hemos visitado Diwaniya, la ciudad que fue hogar de las tropas españolas al comienzo de la ocupación. Allí nos hemos sorprendido al enterarnos de que al menos una docena de los hombres que trabajaron para los españoles fueron asesinados por ello en cuanto el contingente se retiró de Irak.
Beriain encuentra un Irak que conjuga la esperanza por el descenso de la violencia con la incertidumbre por la retirada norteamericana. Un país de tensiones agazapadas, latentes. Un país cansado de sus políticos, que llevan más de 5 meses sin conseguir formar un gobierno. Un país harto de milicias y de atentados donde la vida, siempre tozuda, se esfuerza por volver a la normalidad. Un país donde, después de lo vivido en estos siete años, cada vez son más los que añoran a Sadam Huseín.
Irak, sin yanquis no es un reportaje para hacer balance de los que ha sido la ocupación o la guerra... porque para eso tendría que haber terminado. Y no es así.