Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hotel Dulce Hotel

Noche de lujo en Hotel Dulce Hotel: hoteles de 5 estrellas, palacetes, diseño y lujo.
Noche de lujo en Hotel, dulce Hotel. Un establecimiento hotelero situado en una de las urbanizaciones más exclusivas de España, Sotogrande. Golf, hípica o un club de playa al que se puede acceder por 1.500 euros la temporada. Encarna es vecina de Sotogrande y disfruta de los servicios del hotel en su tiempo libre. Según dice su casa fue de "las baratas" y le costó, hace años, 500 mil euros.
Un hotel de cinco estrellas gran lujo donde se alojan todo tipo de huéspedes. Desde los Reyes de España a los peregrinos que hacen el camino. La gobernanta del hotel nos muestra la habitación donde se aloja el Rey Don Juan Carlos. La habitación más barata cuesta 300 euros la noche.
Un palacete de Ibiza convertido en hotel. Por 1.400 euros al día puede dormir en una habitación con sauna y piscina privada. Hay clientes que no necesitan salir de la habitación para pasar unos días de vacaciones. Una huésped habitual asegura no saber lo que paga cuando se aloja en el hotel.
Diseño y lujo en pleno desierto de Tudela. Una pareja celebra su aniversario de boda en este moderno hotel donde el silencio es absoluto. Una noche que les regalan sus hijos. Las suites cuentan con una bañera exterior en pleno desierto.
Todo menos silencio encontramos en un hotel de diseño para gente joven en Ibiza. Sus pasillos son el escenario de lasúltimas tendencias de música y moda de la isla. Un grupo de jóvenes veinteañeros se aloja un fin de semana en el hotel. A pesar de la edad, pagan por habitación 1.100 euros al día. Y ya que están aprovechan todos los servicios del hotel. Un baño para los pies de cava y frutas, "pies felices" se llama el tratamiento, y un masaje de cañas de bamboo para relajarse después de una noche de marcha.