Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Holanda gana (2-3) y ya espera rival para la gran final

Gio abrió el partido con un auténtico golazo. Forlán empató, pero Sneijder y Robben resolvieron una semifinal a la que Pereira puso emoción al final.
Holanda ganó 2-3 a Uruguay y se planta en su tercera final mundialista, tras las que disputaron (y perdieron) en el 74 y el 78. Ahora, España y Alemania buscarán un hueco en la gran final del Mundial de Sudáfrica. Los de Van Marwijk, sin un fútbol espectacular, este año sí han conseguido resultados, y ya están en el último y decisivo partido.
Ambos salieron con cautela, pero los holandeses fueron dominando poco a poco el partido. Pero de repente todo cambió. En el minuto 17, Gio agarró el balón desde el lateral izquierdo e impresionó al mundo con un chut increíble que se coló como un misil por la mismísima escuadra. A partir de ahí los 'orange' fueron bajando el pistón, y los de Óscar Tabárez fueron haciéndose con el control del encuentro. Así, cinco minutos antes del descanso, Diego Forlán recibió un balón en tres cuartos de cancha y avanzó hasta que soltó un zurdazo que cogió efecto y sorprendió a un Stekelenburg que no estuvo muy acertado.
En la segunda parte, el míster holandés dió entrada a Van der Vaart para intentar mover el balón en el centro del campo, algo que les faltó durante los primeros 45 minutos. Y parece que funcionó, sobre todo porque aparecieron los dos cracks holandeses: Sneijder y Robben, dos jugadores que suelen ir de menos a más durante los encuentros. Así, en tres minutos resolvieron el partido. En el 70', un disparo desde fuera del área del interista se coló (tras pasar rozando el pie de un Van Persie que estaba en fuera de juego ) en las redes uruguayas. Era fuera de juego, pero el linier no lo señaló y Holanda daba un gran paso hacia la final. Una zancada que Robben proyectaría poco después, con un perfecto giro de cabeza ponía el 1-3. El partido parecía languidecer (incluso Tabárez ya había sustituído a Forlán), pero en el 92' Maxi Pereira marcó un 2-3 que despertó la esperanza uruguaya. A partir de ahí, tres minutos de ilusión para los sudamericanos y de gran sufrimiento para los europeos. Pero finalmente el marcador no se movió y Holanda se planta en la final tras ganar los seis partidos que ha disputado durante el campeonato.
Ahora, los holandeses buscan revancha y prefieren a una Alemania que ya les 'quitó' el campeonato del 74. Pero nosotros no opinamos lo mismo, y esperamos que 'La Roja' pueda derrotar a Alemania y estar, el domingo a las 20h30 en el Soccer City de Johannesburgo disputando la gran final. Si esto ocurre, 'La Roja' será 'La Azul' en el partido más importante de nuestra historia futbolística, pero este anecdódico detalle solo nos trae buenos recuerdos.